domingo, 21 de noviembre de 2010

*Intentonas Militares en el Gobierno de Romulo Betancourt*

UNIVERSIDAD SIMON BOLIVAR
SEDE  LITORAL
DECANATO DE ESTUDIOS TECNOLOGICOS
DEPARTAMENTO DE FORMACION GENERAL Y CIENCIAS BASICAS
AREA: PENSAMIENTO CRITICO
ASIGNATURA: CAUDILLO, DICTADOR Y FUERZAS ARMADAS VENEZOLANAS





Intentonas Militares durante el gobierno de Rómulo Betancourt 1959 – 1964





                                     Autores:
                     Yuly Amaya 08-3350      
                                                                    Rodriguez Kathya 08-0517
                                                                                 Tutor:
                                                                                    Prof. Guía, Germán


Camurí Grande, Noviembre de 2010

Resumen

            El segundo mandato de Rómulo Betancourt esta vez por elección popular  no fue nada fácil. .El gobierno tuvo que enfrentar una serie de ataques, protestas, huelgas generales, invasión de grupos paramilitares, devaluación de la moneda, disminución de los salarios públicos, intentonas golpistas y hasta atentados de asesinato contra el presidente Betancourt.
            Betancourt tuvo que enfrentar uno de los períodos de gobierno más difíciles en la historia contemporánea nacional, por tener que efectuar la definitiva transición de la república hacia la democracia.
            Debe enfrentar otro intento de Castro León, quien invade por el Táchira el 20 de abril de 1960. A ésta le siguen otras rebeliones militares, como el Barcelonazo el 25 de junio de 1961, el Carupanazo el 4 de mayo de 1962 y el Porteñazo el 2 de junio. En el mundo político, confronta al mismo tiempo las divisiones de AD, primero la del MIR, y luego la del Grupo ARS.
            Betancourt también enfrentó oposición de grupos extremistas y unidades armadas. Los partidos del PCV y el MIR fueron protagonistas activos en los hechos golpistas y demás saboteos contra el gobierno legítimamente constituido, por lo que muchos de sus miembros fueron arrestados.
            Durante su mandato Betancourt fue víctima de un intento de magnicidio, recordemos que durante su tercer exilio también se habían llevado a cabo varios intentos para asesinarlo.
            El viernes 24 de junio de 1960 a las 9:30 de la mañana una bomba estalló en la Avenida del Paseo Los Próceres en Caracas, incendiando en el acto el automóvil en que viajaba el presidente Rómulo, quien por suerte había abordado el segundo auto. Aseguran que uno de sus agentes de seguridad le alertó que una cuadrilla enviada por el tirano Trujillo, tenía planeado un asesinato contra él. En el atentado murió el jefe de su escolta, el coronel Ramón Armas Pérez, mientras que el presidente sufrió quemaduras en el cuerpo. Este atentado acrecentó la opinión mundial en contra de Trujillo, quien fue ajusticiado en 1961. Como anécdota del atentado se cuenta, en voz popular, que días antes Betancourt afirmaba  que se me quemen las manos si he robado dinero del pueblo  y producto de este intento de magnicidio tuvo quemaduras graves en ambas manos coincidentemente.



















Introducción

En la presente investigación sobre las Intentonas militares durante el gobierno de Rómulo Betancourt se realiza con el objetivo de estudiar los acontecimientos durante este gobierno, las causas y consecuencias por Las cuales se generaron y el impacto que se produjo  en aquella época. A lo largo de la Historia de nuestro país se realizaron  golpes de estado o intentonas militares, las cuales se generaron por desacuerdo por los actos que forjaron los gobernantes de  turno, en esta manifestación de desacuerdo lo generaban los militares apoyados por los civiles.
Así mismo, se desarrollara las tres intentonas militares que se produjeron en el gobierno Rómulo Betancourt tales como El Carupanazo, El Porteñazo y El Barcelonazo.
El Carupanazo fue un alzamiento militar que se dio el 4 de mayo de 1962 en la ciudad de Carúpano, a cargo del Batallón de Infantería de Marina. El presidente Betancourt exigió la rendición de los subversivos e inició el despliegue de batallones leales de la Armada Nacional y de las fuerzas de la Aviación Nacional, que lograron bloquear la acción de los golpistas. Luego  El Porteñazo.  se produce la sublevación en la base naval de Puerto Cabello, comandado por los capitanes.  Betancourt ordenó la movilización inmediata de las fuerzas de Aviación y del Ejército Nacional, los cuales militarizan y bombardean la ciudad.
Y por último  El Barcelonazo, Los rebeldes lograron capturar al gobernador Rafael Solórzano y asaltaron la sede de AD en Anzoátegui, el comando de la policía de Puerto La Cruz y varias radioemisoras. Tras el despliegue de las fuerzas militares leales al gobierno, se pudo detener la agresión de los insurgentes.
Intentonas Militares
Durante el segundo período de mandato de Rómulo Betancourt se dieron lugar tres importantes intentonas golpistas por parte de insurgentes militares, las cuales fueron: El Carupanazo, El Porteñazo y El Barcelonazo.

El Carupanazo
El 4 de mayo de 1962 en Carúpano, estado Sucre se produjo una insurrección militar que desconoció  el Gobierno del Presidente Rómulo Betancourt. 
En la madrugada de ese día, se alza en rebelión los integrantes de la guarnición regional. Que estuvieron al mando del capitán de fragata Jesús Teodoro Molina Villegas  que fue uno de lo que tuvo mayor influencia en este movimiento y estuvo acompañado por el mayor Pedro Vegas Castejón comandante del batallón de Infantería de Marina No 3 y del destacamento No 72 de la Guardia Nacional. Acompañados por los capitanes Julio Bonnet Salas y Omar Echeverría.
            El levantamiento  como siempre  contaba con la inmediata adhesión de otros destacamentos castrenses, así como la presencia de civiles revolucionarios que actuarían como asesores, allá estaban para el momento de los hechos Pedro Duno, Simón Sáez Mérida, Eloy Torres, José Vicente Abreu y Miqueas Figueroa  también un centenar más de ciudadanos dispuestos apoyar la insurrección.
El capitán molina Villegas   busca conjunto a  los otros oficiales y tenientes  poder recuperar el país y darle una   aspecto verdaderamente democrático. Pero hay que ubicarse en aquella época para poder entender la necesidad de apurar los cambios estructurales en beneficio del país nacional, que busca a gritos un desarrollo armónico y en paz.
Jesús Teodoro Molina Villegas o mejor conocido como chuchu llamado así por su amigos mas íntimos. Es un hombre sencillo, inteligente siempre de buen humor y con profundo sentido del humor. Se decía que poseía un don especial para poder cultivar la amistad y creía mucho en su pueblo podía compartir con ellos al tal punto de sufrir o alegrarse con el.
A los 77 años de edad en este momento de su ciclo existencial cuando la normalidad de los hombres se preocupa en el retiro y la pasión por el combate ha disminuido, Jesús Teodoro Molina sigue siendo un militante de la causa del pueblo.
Siendo un protagonista activo toma el camino de la insurrección el Carupanazo que pedía a gritos el país. Porque se necesitaba un nuevo rumbo. Fue en Carupano donde cuestiono el arbitrario y corrupto gobierno del presidente Rómulo Betancourt. Que además comprometía la soberanía nacional, y desvanecía el concepto de la patria y donde se atropellaban a los humildes y se honraba a los poderosos.
 Como todas las intentonas y rebeliones por desconocer el poder central, comienzan con una proclama en la que puntualizaban lo siguiente  .La traición al glorioso 23 de enero, la implantación de un régimen de terror por Betancourt y su camarilla, la reiterada suspensión de garantías constitucionales, la farsa de la Reforma Agraria, se busca la restauración democrática y la reconstrucción del país.
En las emisoras de radio locales  tomadas por los insurgentes se radiaban manifiestos en nombre de la Recuperación democrática, con llamados a la población civil, resoluciones y decisiones del alzamiento. Dominado Carúpano, toman a Río Caribe y San José de Areocuar.
Por su parte, el presidente constitucional Rómulo Betancourt exigió el sometimiento a los alzados, responde con el envío de 3.000 soldados leales a la zona, mientras la infantería se movilizaba se estaban produciendo ataques por parte de la aviación y se bloqueo el puerto por parte de las unidades navales en lo que se denomino la operación tenaza.
Al día siguiente las tropas gubernamentales tomando de nuevo el poder de carupano capturando a  mas de 400 personas involucradas en la  alboroto ente militares y civiles. Entre cuales estaba en el diputado del partido comunista de Venezuela Eloy Torres  y así como otros miembros de ese partido.
El movimiento es de características nacionalistas, los oficiales comprometidos  lo reconocen más tarde  no tenían claridad de objetivos, ni ideología precisa, con sus propias convicciones, y solo actuaron empujados por las circunstancias y el evidente descontento popular.
             Guillermo García Ponce, para la época diputado al Congreso Nacional, y director de la guerra,  por  el   Partido   Comunista   de  Venezuela,  señaló  años  después,  que   ellos   lanzaron   el    carupanazo   como   una  especie  de   chispa   que   incendiaría   la   pradera ,  al  mejor  estilo  de  los   mandatarios   rusos   del    comienzo de la   Revolución de Octubre, en 1917.

               Una vez dominada la situación en Carúpano, por los rebeldes, y ante la inminente llegada de tropas leales al Gobierno  se cometieron fallos imperdonables, no se bloquearon las carreteras de acceso a la población, no fortificaron sus posiciones, no se comunicaron con otros contingentes militares, ni con otras unidades  aunque hay que indicar que el total de efectivos no superaba los 400 hombres. Fueron cercados rápidamente, apresados casi todos  al día siguiente, afortunadamente solo se produjeron 6 bajas y 15 heridos  a Duno, Abreu y Torres, los atraparon en alta mar cuando se dirigían rumbo a Trinidad.
Todos fueron juzgados por tribunales militares  y condenados, la mayoría a 15 años de reclusión, encerrados en calabozos diseminados por todo el país, y los cabecillas fueron a parar al cuartel San Carlos de la ciudad capital. El 10 de mayo de 1962, Betancourt y su Gabinete emiten un decreto suspendiendo las actividades de los partidos Comunista y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria. El diputado Eloy Torres fue despojado de su inmunidad parlamentaria, juzgado y condenado, a sufrir prisión por el lapso de 8 años, 8 meses, 8 días y 8 horas. El pueblo de Caracas  que  siempre  afronta  los   embates   en   su  contra  con  estoicismo  y   buen  humor,   al  conocer  el   veredicto,   hizo  correr  el  rumor   de  hay    que   jugar  el 8.888, porque es una fija en todas las loterías.
El Gobierno desató una feroz represión en contra de los militantes y simpatizantes de la izquierda, Betancourt amenaza a los parlamentarios de los partidos inhabilitados, y en una alocución expresa. El Gobierno Nacional, en Consejo de Ministros, adoptó la decisión que el país esperaba prohibió las actividades del Partido Comunista y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, partidos que han venido actuando en actitud desafiadora frente a la Constitución y al orden legítimamente constituido de la República.
            Esos partidos no podrán funcionar no tendrán locales, no tendrán prensa, ni acceso a la radio ni televisión y no podrán realizar actos públicos, Se mantiene todavía la permanencia en el Congreso de sus diputados y senadores. Pero dependerá de su conducta que continúen en sus curules o vayan a hacerle compañía al diputado Eloy Torres en sitio donde se encuentra.
              Así eran los procedimientos democráticos de los Gobierno  y además hay que señalar que las amenazas se hicieron realidad muy pronto, el 30 de septiembre de 1963,  todos  los  parlamentarios  extremistas  fueron   apresados   sin   fórmula  de  juicio, ni    solicitudes  de  allanamiento  de  sus   impunidades   parlamentarias, y encerrados en el cuartel San Carlos.

El Porteñazo
            Fue una insurrección que paso 29 dias después del carupanazo el 2 de junio de 1962 Puerto Cabello se convirtió en el escenario de un alzamiento cívico militar contra el represor  del gobierno de Rómulo Betancourt.este movimiento tenia que a ver pasado conjunto al carupanazo pero problemas de organización no sucedió asi.
            Para el dia sábado un significativo número de civiles y militares,  tenían compromiso para ese día contrastaba con lo rutinario. Desde la noche anterior estaban plenamente conscientes de lo que iba a ocurrir, y tenían la disposición de hacer valer sus principios en procura de producir un cambio en el país. Sus propósitos fueron intentar erradicar los vicios de un gobierno que traicionó las aspiraciones de un conglomerado que tenía fe en una democracia que creyó podía defender al pueblo.
            La gesta estuvo liderizada por el capitán de navío Manuel Ponte Rodríguez, el capitán de fragata Pedro Medina Silva y el capitán de corbeta Víctor Hugo Morales.  ellos tomaron el aeropuerto de puerto cabello y establecieron una base en el castillo del libertador donde constaban con diferentes tipos de armamento de alto calibre.
            El Batallón de Infantería de Marina N. 2 fué sublevado por oficiales que tomaron parcialmente la Base Naval y al Destructor Zulia, anclado en el muelle por reparación. Fueron detenidos casi la totalidad de la oficialidad y luego se movilizaron hacia la ciudad para establecer líneas de defensa, incrementadas por civiles armados y por los guerrilleros recién liberados del Castillo Libertador. El gobierno reaccionó rápidamente y antes de que los rebeldes se extendieran fuera del área de la ciudad,hacia San Felipe, Morón y Las Trincheras según sus planes, entraron en acción conjunta las tropas del Batallón Carabobo , reforzado por Compañías de fusileros de los Batallones         Piar 31, Girardot 32, Paracaidistas Aragua, una compaña de tanques AMX-13  del Bravos de Apure, una Bateria de Artillería del Grupo Salom, pelotones de la Policía Militar, el Destafac 55 con unidades del Destafac 57 y el Móvil. Estas unidades de tierra contarían con el apoyo de una escuadrilla de bombarderos Camberras, Vampiros y Sabre Jet F-86 de las Fuerzas Aéreas. Con instrucciones de dominar en el menor tiempo posible la insurrección, evitando la posible propagación a otras Guarniciones.
               Las fuerzas betancouristas comienzan la ofensiva contra los rebeldes. La patrullera leal al gobierno ARV Mejillón ataca a los revolucionarios hasta que  alcanzada por la artillería rebelde, es obligada a rendirse, en esos mismos instantes las fuerzas betancouristas intentan asaltar por tierra la ciudad, siendo rechazados por las fuerzas revolucionarias. A su vez los buques leales al gobierno machacan las posiciones rebeldes con sus cañones.
            Desde radio Puerto Cabello los revolucionarios lanzan sus proclamas llamando a las masas populares al combate es de resaltar que al instaurar la censura, muchas radios del país ponen repetidamente la canción Puerto Cabello burlando la censura adeca, en singular muestra de solidaridad con los militares revolucionarios  horas después la aviación destruiría las antenas de la radio silenciando la rebelión.
            Ya en horas de la tarde, el batallón Carabobo penetra en Puerto Cabello hasta la estación de bomberos  en el barrio de San Millán se combate hasta la noche. En el Liceo Miguel Peña, los muchachos de la Juventud Comunista, junto a los infantes de marina, se atrincheran en la institución y rechazan los asaltos de los blindados de las fuerzas del gobierno. En el Fortín Solano, los paracaidista del gobierno se estrellan ante la fiera defensa de las fuerzas revolucionarias.
            El domingo 3 de junio, el destructor Zulia se suma al movimiento revolucionario, siendo el primer barco de la breve marina revolucionara venezolana; esta embarcación con sus cañones obliga a los buques leales al gobierno a suspender momentáneamente el bombardeo a las posiciones rebeldes.
            Ya con las primeras luces del día la fuerza aérea ataca las posiciones de los sublevados, mientras los tanques gubernamentales del batallón blindado Bravos de Apure atacan por el este y el oeste la ciudad, en esta acción es cuando las fuerzas revolucionarias le propinan el mayor golpe a las fuerzas betancouristas, pues los tanques que avanzan por la ciudad son emboscados por los revolucionaros, en la celebre esquina de La Alcantarilla, aniquilando a la infantería que los acompaña.
            Las fuerzas del gobierno aumentan la ofensiva y con sus tanques, destruyen el Liceo Miguel Peña que era valientemente defendido por la JCV junto a los militares patriotas, poco a poco se estrecha el cerco, se bombardea y destruye el Hospital de Puerto Cabello por expresa orden del Ministro del Interior Carlos Andrés Pérez, asesinando e hiriendo a civiles inocentes.
            En el transcurso del fuego cruzado se  pusieron en evidencia el coraje, solidaridad y espíritu de sacrificio del venezolano. La actitud del  Justo Pastor Fernández Márquez, quien vestido de sacerdote y acompañado por dos marineros pudo liberar a los altos oficiales de la Base Naval, detenidos al comienzo de la insurrección y lograr luego el apresamiento de los tres lideres de esa conspiración. 
            Ya en los momentos finales del domingo 3 de junio son detenidos el Capitán de Fragata Pedro Medina Silva, el Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez quien fue vilmente dejado morir en prisión y el Capitán de Corbeta Víctor Hugo Morales, quienes dirigían la rebelión. Ya el lunes 4 de junio los últimos disparos del Puerto Cabello revolucionario retumban para la historia.
            Se estima en más de 300 los caídos en esta gesta revolucionaria, convirtiéndose en una de las batallas más sangrientas de la historia venezolana. La actitud valiente de esos militares patriotas que se opusieron desde el principio a los crímenes de la falsa democracia del pacto de Punto Fijo es un hecho que la historia debe reivindicar, el respaldo del pueblo de Puerto Cabello a la rebelión militar, el sacrificio de los jóvenes comunistas y los militantes del PCV que con armas en manos combatieron codo a codo con los militares revolucionarios en Puerto Cabello.

El Barcelonazo
           
El 5 de marzo de 1960 llega Rómulo Betancourt al Campo de Carabobo en compañía de Rafael Caldera; de Víctor Jiménez Landínez, copeyano Ministro de Agricultura; de Raúl Leoni, presidente del Congreso; de Ramón Quijada, presidente de la Federación Campesina, y de Jóvito Villalba, socio de la coalición puntofijista. En el acto allí celebrado el señor Betancourt anunció una vez más la “independencia económica de Venezuela” y firmó la Ley de Reforma Agraria, informando que en los próximos cuatro años serían invertidos dos mil quinientos millones de bolívares para “transformar la hoy agraria faz de nuestro medio rural en un espectáculo al par provisor y conmovedor de un pueblo campesino alegre. ”La realidad fue muy distinta, pues tras los discursos se ocultaba un gran negocio que hizo a los latifundistas más poderosos, a muchos intermediarios de los partidos del gobierno muy ricos y a los campesinos llenó de miseria y abandono, tanto que para 1963 había más de cuatrocientas mil familias por debajo del límite de sobrevivencia.
             La llamada Reforma Agraria era considerada oficialmente un fracaso y bajo el gobierno de Raúl Leoni fue designada una Comisión de terratenientes para que analizara las causas del fracaso y sugiriera medidas para relanzar la reforma. Apenas dos años antes de la promulgación de aquella Ley de Reforma Agraria el gobierno de Marcos Pérez Jiménez había sido depuesto y aun quedaban muchos de sus partidarios, civiles y militares, adelantando políticas en diversos medios sociales. Una de sus organizaciones era la Cámara Agrícola de Venezuela, que de acuerdo a la óptica de los adecos era un ejército irregular mientras los dirigentes de esa Cámara  se veían como transformadores del agro venezolano.
            Lo cierto es que el gobierno les reprime con fuerza y los de la Cámara son señalados como conspiradores y perseguidos por los cuerpos represivos, especialmente por la Dirección General de Policía (DIGEPOL). En uno de esos ataques, adelantados por funcionarios de esa policía política, por efectivos de la policía estadal guariqueña y por miembros de las bandas armadas de AD contra la Seccional de “San Rafael de Laya” hubo enfrentamiento con miembros de la Cámara Agrícola bajo la dirección de Rafael Jaramillo.
            De acuerdo a versiones de la época los adecos, sus policías y bandas armadas recibieron una buena paliza y los vehículos en que se desplazaban fueron quemados. Ello significó un recrudecimiento en la persecución, allanamiento de sus sedes, detención de sus miembros y los directivos de la Cámara decidieron entonces actuar por la vía de las armas señalando el 26 de junio de 1961 como fecha de un alzamiento que se originaría en la ciudad de Barcelona para extenderse a otras localidades y efectivamente tomaron el control de la ciudad y detuvieron a las autoridades, entre ellas el gobernador Rafael Solórzano Bruce y al Secretario de Política, Carlos Canache Mata, quienes fueron conducidos al Cuartel Pedro María Freites.En Barcelona, junio de 1961, se alzan en armas civiles y militares, quienes toman el control de la ciudad y un cuartel. Desde una emisora de radio leen comunicados explicando las razones de su acción y llaman al pueblo y a los militares a solidarizarse. En la operación de retoma son asesinados más de veinte ciudadanos a balazos y bayonetazos y el resto, heridos e ilesos, sometidos a maltratos y juicio militar.
Bibliografía
·         Fundación Polar (1997). Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas. Venezuela.
·         HERNANDEZ, Serafín (1998). Gran Enciclopedia de Venezuela. Caracas. Venezuela.
·         BRETT, ALì (1997). El Porteñazo: historia de una rebelión. Ediciones Adaro. Universidad de Texas.
·         SANOJA, Jesús (2001). Golpes de estado en Venezuela. Libros de El Nacional, 2001. Universidad de Texas.


                                          



Conclusión
           
Rómulo Betancourt desde sus inicios en la políca en 1928, como líder estudiantil soporto constantes agravios por parte del gobierno de la era y por aquellos que no compartían su visión de un correcto mandato, todo por su afán y lucha de convertir a la republica en una nación demócrata donde el pueblo sea quien decida. Buscando así la democracia. 
            Rómulo Betancourt es considerado como el padre de la democracia pero como en todo gobierno siempre existirá personas o grupos de personas que no estarán de acuerdo con su forma de mandato, por lo cual intentaran de buena manera o mala de extinguir el gobierno del líder electo. Se dice que las intentonas militares a Rómulo Betancourt fueron financiadas por líderes dictadores latinoamericanos que pensaban que la posición de Rómulo Betancourt era una gran amenaza.
            Vivimos en una Venezuela que cada día trabaja para que la justicia siempre exista en cada hombre, pienso que la forma en la que demostró descontento los líderes militares hacia Rómulo Betancourt no fue la correcta, ya que lo único que lograron fue darle una imagen al pueblo venezolano de violencia. En opinión personal la violencia solo provoca violencia, si queremos un libre entendimiento la democracia y el respeto será el mejor camino.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada